BIENVENIDOS A MI BLOG

Hace un tiempo escuche a alguien decir (o igual lo leí en alguna revista o lo vi en una película…) que “debes vestirte para el trabajo que quieres y no para el que tienes”.

¿Pero qué pasa si tu presupuesto no te lo permite? Recordemos que todavía no tenemos ese trabajo soñado…

¿Y si no tienes la figura para ponerte el tipo de ropa que se supone debes llevar? Porque, admitámoslo, no toda la ropa es adecuada para todos los puestos de trabajo.

¿Y si no hemos nacido con esa gracia innata para peinarnos o combinar los complementos? Servidora, por ejemplo (al final he optado por cortarme el pelo para no tener que preocuparme).

Porque estoy segura de que tanto yo, como todas vosotras, tenemos mucha ropa en el armario que no termina de gustarnos o que no somos capaces de combinar (compras pensando que te quedará muy bien para trabajar, o para salir, ¡¡o para que se yo!! Malditas rebajas…) y ahí está, cogiendo polvo.

¿Y qué es lo que he decidido después de ver mi locura de armario? Pues que ya es hora de dar un cambio radical a mi estilo y a mi forma de comprar. Y pienso aplicar a rajatabla la norma de las 3 erres:

Reducir – Reciclar – Reutilizar.

Así que estoy reduciendo al mínimo las compras que hago (tanto de ropa como de complementos) y reutilizando y reciclando prendas que ya tenía en el armario: alargando vestidos, acortando mangas, añadiendo detalles DIY para personalizar los complementos… ¡¡Incluso creo mi propia joyeria!! Así me aseguro de que no me equivoco a la hora de combinar los complementos.

Finalmente espero que compartiendo con vosotras lo que voy haciendo y aprendiendo, os animéis a seguir el mismo camino, y si además puedo ayudaros a sacaros el máximo provecho (o a que consigais la experiencia para no repetir mis errores), me doy por satisfecha.

Un saludo y un abrazo enorme, gracias por pasaros por aquí y espero que os guste.

welcome